lunes, 2 de mayo de 2011

EL MALTRATO SUTIL

Si no te apetece leer, te lo cuentan aquí








Un día cualquiera en una ciudad cualquiera de un país cualquiera,
nació una niña preciosa.
Sus maravillosos ojos lo miraban todo con curiosidad.
Y cuando empezó a caminar por la ciudad le dijeron
que para ser guapa había que llevar vestidos bonitos
y dejó de sentirse guapa si no llevaba un lindo vestido.

Y le dijeron
que si cambiaba el color de su piel,sería mas guapa,
y le enseñaron a maquillarse.
Y dejó de sentirse guapa si no iba maquillada.

La dijeron que para ser guapa tenía que ser más alta,
y sufrió sus primeros tacones.
Y se sentía bajita, enana, si no llevaba tacones.

Le dijeron que para ser guapa tenía que ser delgada,
y ya nunca pudo comer lo que le gustaba, sin sentirse culpable.

Y le dijeron que su pelo,
y le dijeron que su cintura,
y le dijeron que su pecho.
Hasta que aquella niña se sentía tan fea,
que todos los días necesitaba hacer grandes sacrificios
para sentirse un poco más guapa.

Terminó por estropearse la piel,maquillándose a diario,
destrozarse los pies al llevar tacones muchas horas,
desnutrirse al mantenerse extremadamente delgada.

Le habían enseñado a no quererse como era,
a necesitar cientos de añadidos ortopédicos para ser digna de los demás.
Hasta que empezó a temer que los demás descubrieran como era ella en realidad.
Y sintiéndose fea,
se enamoró de un chico que la trataba como si ella no fuera digna de él,
y a ella le pareció normal.
Y sintiéndose así, fea, sin aceptarse a si misma,
permitió que la maltratara.



No olvides nunca que la verdadera belleza es una actitud,
y que eres increiblemente preciosa cuando eres auténtica.





4 comentarios:

  1. Una entrada emotiva, sobre todo porque por desgracia es lo que le ocurre a muchas chicas y mujeres jóvenes.

    ResponderEliminar
  2. Precioso María...y cuánta razón lleva...no me olvidado de lo prometido...a ver si saco tiempo...

    Núria.

    ResponderEliminar
  3. Rosseti, tristemente es así y no veo trazas de que cambie.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Núria, cuando lo leí me encantó, sobretodo la frase final, que es con lo que hay que quedarse y no dejar que nos manipulen.


    De lo otro no te preocupes que no hay prisa :)
    Besos

    ResponderEliminar