jueves, 1 de abril de 2010

Un ratito de un precioso día...
























Después de un tremendo chaparrón salió un sol que no nos lo creíamos y nos fuimos a esta preciosa playa,la playa de Lapamán.
Tiene una arena blanca y fina y aguas cristalinas.
Bosque y a la derecha, la isla de San Clemente o Illa do Santo do Mar.
Cuando la marea está baja, la isla se une con la playa por medio de un tómbolo de arena.
Hoy cuando llegamos estaba la marea baja, pudimos llegar a la isla sin ningún problema, sin mojarnos los pies .

Solamente visitamos la parte delantera de la isla,está llena de bancos de mejillones que forman figuras curiosas, hay uno que parece un cangrejo, curiosidades de la naturaleza.

Al subir la marea, volvimos para sacar más fotos de la isla,el tómbolo de arena había desaparecido

4 comentarios:

  1. Hola María,
    Precioso reportaje, acompañado de magníficas fotos!
    Qué día tan bonito y especial lleno de luz después de la tormenta, como dices.
    Ese "cangrejo" hecho por los mejillones, está fabuloso!
    Besitos desde Den Haag.

    ResponderEliminar
  2. Pero esto ¿ donde es ? una playa magnifica, ya tengo ganas de pegarme un bañito en estas playas de por aquí que tb son fantásticas.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Julieta, el día precioso después de tremendo chaparrón.
    A mi también me hizo mucha gracia el cangrejo de mejillones :)

    Besos,
    María

    ResponderEliminar
  4. María José, esto es en Marín, en Pontevedra.
    A mi me gustan todas las playas pero las que no tienen cemento y están así naturales me gustan muchísimo más.

    Besos,
    María

    ResponderEliminar