sábado, 17 de julio de 2010

Hermann Hesse / Pedro Bonifacio Palacios



Animal triste


—Por lo general, los animales son tristes— continuó—.
Y cuando un hombre está muy triste, no porque tenga dolor de muelas o haya perdido dinero, sino porque alguna vez por un momento se da cuenta de cómo es todo, cómo es la vida entera y está justamente triste, entonces se parece un poco a un animal; entonces tiene un aspecto de tristeza, pero es más justo y más hermoso que nunca.




Hermann Hesse

El Lobo Estepario


Pedro Bonifacio Palacios


Tres trozos de AVANTI


Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.


No te des por vencido, ni aún vencido,
no te sientas esclavo, ni aún esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y acomete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo,
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.


3 comentarios:

  1. No he podido evitarlo. Tenía que entrar a decirlo: "El lobo estepario" es mi libro favorito. Precioso.

    ResponderEliminar
  2. Es un gran libro, como Siddhartha o Bajo las ruedas, Demian, todos distintos, todos magníficos.

    Nunca evites hacer un comentario :) este blog es libre, todo lo que se escribe se publica :)

    Besos,

    María

    ResponderEliminar
  3. Sí, todos sus libros son estupendos.

    Suelo venir a mirar muñecas, pero al ver a Hesse y su Lobo...

    Besos.

    ResponderEliminar